Bartman, y la maldición de Chicago

cubs-goat

Tristemente célebre, sigue latente después de la gran temporada de Chicago

En Octubre del 2003, Los Cachorros de Chicago estaban prestos a romper una racha adversa de 95 años sin un título de Serie Mundial. En casa vencían a los Marlins de Florida por 3-0 y todo indicaba que su camino a la serie estaba seguro.

Un batazo hacia el jardín izquierdo en zona de foul, colocó al dominicano Moisés Alou debajo de la bola, cuando el joven aficionado Steve Bartman con su gorra de los Cachorros, sus audífonos siguiendo las incidencias del juego por radio y sus espejuelos que lo hicieron famoso, estiró los brazos y capturó la pelota, evitando que se concretara el out. Después de esto, comenzó la tragedia, aquel silencio de los aficionados, que en un parpadear pasaron por sus ojos años de miseria y la consecuente presión de los jugadores, (el siguiente bateador se embasó por error del shortstop cubano Alex González). Los florideños hicieron hasta ocho carreras  y sepultaron las aspiraciones de Chicago. Dos días después volverían a ganar para coronarse campeones de la Liga Nacional.

Este es el tema sobre un excelente documental de ESPN, “Catching Hell” (Fildeando el infierno), donde se habla sobre cómo pueden utilizarse chivos expiatorios en el béisbol.

Bajo una lluvia de cerveza, insultos y amenazas de ser linchado, Bartman tuvo que ser escoltado fuera del estadio y desparecer en la ciudad sin dejar rastro alguno. Se llegó a sugerir que entrara en un programa de protección gubernamental o que pidiese “asilo” en la Florida.

Hasta hoy, Bartman no concede entrevistas, vive en reclusión, manteniéndose sorprendentemente fuera del alcance de los reporteros y rechazando ofertas millonarias por su historia.

Como si se tratara del asesinato de Kennedy, el documental analiza, la trayectoria de la bola, la velocidad del viento, el chance de Alou de poderla atrapar, se entrevistan a los testigos cercanos de la jugada y hasta se sincroniza de manera exacta lo que escuchaba Bartman en la transmisión de aquel instante.

Los Cachorros llegaron a la Serie Mundial del 2016 ante Cleveland, veremos cuan cierto es eso de: “No creo en brujas, pero de que vuelan, vuelan.” Desde 1945 no avanzaban al clásico, pero lograron la victoria que les dio el derecho de representar a la Liga Nacional este 22 de octubre, coincidencialmente cuando se cumplían 20 años de la muerte de Billy Sianis, dueño tanto de una taberna muy popular en Chicago y de una cabra que se hizo legendaria.

Hoy ya hacen 107 años que los Cubs no ganan la serie. Según la leyenda, la maldición comenzó en el cuarto juego de la Serie Mundial de 1945 que perdieron los Cachorros, cuando Sianis que por tradición y suerte llevaba su cabra para el estadio, fue expulsado por el mal olor que expedía el animal y fue cuando decretó: “Los Cachorros nunca volverán a ganar una Serie Mundial, hasta que no me acepten con mi cabra.”

Mike Flores Bello

twitter @mikeatmiami

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s